El hombre que escapó muchas veces de su cita final con la Muerte: Rasputin

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on sábado, 28 de mayo de 2011 at 16:02

Muchas personas no saben que existe este lugar.Sus restos estuvieron aquí muy poco tiempo. 
Durante la revolución le exhumaron y se llevaron el cadáver, que luego fue quemado junto a una cuneta.

De todos los mortales a los que he convocado, Grigori Yefimovich Novikh Rasputín, es sin duda uno de los que más se resistió a mi abrazo.
Lo esperé la primera vez cuando la prostituta Khionia Guseva cosió su vientre a puñaladas. Lo tuve en mis brazos y le susurre al oído, pero escapó de mí y sobrevivió tras varias operaciones. Podía habermelo llevado pese a todo, pero hay veces que puedo dejar a los humanos que decidan si se van o se quedan. No me pregunten por qué.

Rasputín se quedó. Tenía planes para 1917, pese a saber que iba a morir asesinado. Más en el Gran Libro de los Destinos, estaba escrita por segunda vez una fecha. El 30 de Diciembre de 1916, un grupo de aristócratas entre los que se encontraba un miembro de la familia del zar, envenenaron las pastas, el vino y los dulces que Rasputín habría de tomar en la fiesta donde había sido invitado. Tras ingerir dosis 5 veces letales, continuaba con vida. Yusupov, uno de los aristócratas,  le disparó por primera vez y Rasputín quedó tumbado en el suelo. Convenciso de haberlo matado, se acercó para verificarlo y entonces Rasputín intentó estrangularlo. El ruido hizo que entraran el resto de confabulados, que le dispararon de nuevo. Parecía que esta vez si era definitiva, sin embargo comprobaron con horror que Rasputín se levantaba de nuevo. Decidieron tirarlo al río helado, para que muriera ahogado, pero le vieron aún salir a la superficie y manotear intentando escapar del hielo. Entonces, le llamé, compadecida ante su inútil lucha. Dulce e inexorablemente. Aquel hombre al que muchos apodaban "El anticristo" comenzo a sentir frio y sopor. La autopsia reveló que había muerto de hipotermia, pero fue del frío abrazo que yo, la Muerte, le di para rescatarlo al fin de un mundo que le odiaba porque le temía.
No se respetó su cuerpo. A su cadaver  le sacaron el corazón, se le cortaron los genitales y su cadaver fue profanado, por temor a su gran poder, aun despues de estar en el reino de la sombras. 


Rasputín, el Monje Malvado y lascivo, amante de la zarina, al que todos temían por su  influencia sobre ella,  escribió al Zar en Diciembre de 1916, lo siguiennte:


 “Han sido tus relaciones las que han forjado mi muerte, por lo tanto nadie de tu familia, es decir nadie; ninguno de tus hijos o parientes permanecerá vivo por más de dos años. Serán asesinados por el pueblo ruso…Yo debo ser asesinado…Ya no estoy entre los vivos. Reza, reza, sé fuerte, piensa en tu bendita familia”
Y se cumplió. Yo estuve allí.

La Dama del abrazo de hielo

CAMPOS SANTOS DE ESPAÑA. A la difunta dama de la tumba número 7.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on miércoles, 25 de mayo de 2011 at 12:49



El epitafio rezaba  así:
A mi única esencia, valor de todos mis amores. Siete veces desterrados y siete veces renacidos en el destierro de la tierra,  y en un estado que no es definitivo. Siete son los brazos del candelabro. Y por  los siete seres con los que se designa; el hermoso, el antiguo, el Uno, el Dador, el peligroso, el primero y el último. Y por los siete cielos, y por la más terrible de las fórmulas.
Anna Einne. 
1.907


El blog la dama de todos los finales


CORONA DE REINA PARA UNA MUJER MUERTA. Ines de Castro.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on domingo, 22 de mayo de 2011 at 5:33


 Sepultura de Doña Inés de Castro, en Santa María de Alcobaça


Pedro, rey de Portugal, llegó al Monasterio de Santa Clara, en Coimbra, y sin pronunciar palabra se dirigió al lugar donde estaba enterrada Ines de Castro. Con sumo cuidado y la emoción contenida, abrió su tumba y destapó el sudario. Allí estaba su amada, pese a que la muerte se había llevado ya su parte. No importaba. Los allí presentes no se atrevieron a intervenir, viendo el gesto del Rey. Sabían que si osaban intervenir,  morirían allí mismo. Un cortejo trasladó el cadaver, con cantos y velas. El pueblo honraba a aquella mujer, pero no era suficiente. Pedro, tomó en brazos aquellos  huesos y los besó con ternura, recordando cuántas veces abrazó y amó a su dueña.Ya no tenía rostro, pero guedejas de oro aún recordaban su blonda y preciosa cabellera.  Vistió personalmente al esqueleto los mejores ropajes y ciñó en su calavera la corona de reina. La sentó en el trono real, junto al suyo, e hizo pasar a la Nobleza y Clero. Cuando todos estuvieron presentes, mandó que entraran los tres caballeros que esperaban fuera: Alvaro Goncalvez, Pedro Coelho y Diego Pacheco, los tres que asesinaron por orden del Rey Alfonso, padre de Don Pedro, a Ines de Castro.
Entraron estos con serio semblante, pues nada bueno presagiaban. Al entrar, sus peores temores se confirmaron, viendo sentado junto al rey, un cadaver con los atributos de reina. El Rey con malvada sonrisa, les ordenó:
- Sabed que contarje en vida matrimonio con Doña Inés de Castro. Besad la mano a vuestra Reina y Señora. Rendidle los honores que se merece.
No había escapatoria. La guardia real impedía la huída o la negativa a punta de espada, y los tres caballeros  al igual que toda la corte, se vieron obligados a reconocer como reina a aquellos despojos humanos.  Con repugnancia, besaron su descarnada  mano, donde lucían admirables los anillos  de la Corona.
Después, el Rey Pedro, se levantó y sin poder contener por más  tiempo la ira de su venganza, mató allí mismo a los tres asesinos, sacándoles a cada uno el corazón que partió a dentelladas, arrojando los pedazos a los pies de Doña Ines.
- Amor mío, señora de mi corazón y  Reina por derecho de Portugal: a tus pies yacen los que te arrancaron la vida, llevándose también la mía. Vengada estás, por mi mano. Ahora sólo espero poder estar pronto contigo. Para la historia, seré llamado Pedro "El Cruel". Para ti y nuestros hijos que quedaron sin madre, seré Pedro "El Justiciero". Los que no te llamen reina, correrán la misma suerte que estos canallas, pues serán traidores a su Rey, que jura ante sus vasallos que lo que mas ama en este mundo es a Vos.
Uno tras otro, La Corte en pleno en ordenado desfile, rindieron homenaje a la Reina de Portugal.

La Indeseable Compañera

Muerte. Federico García Lorca.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on miércoles, 18 de mayo de 2011 at 17:43


Túmulo donde supuestamente está enterrado Lorca, aunque las investigaciones realizadas no han encontrado aún sus restos en esa fosa común

"Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que hay un establo de oro en mis labios;
que soy el pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.
Cúbreme por la aurora con un velo,
porque me arrojará puñados de hormigas,
y moja con agua dura mis zapatos
para que resbale la pinza de su alacrán.
Porque quiero dormir el sueño de las manzanas
para aprender un llanto que me limpie de tierra;
porque quiero vivir con aquel niño oscuro
que quería cortarse el corazón en alta mar".


Federico García Lorca.
Poema de La Gacela de la Muerte Oscura

Granada. 16 de Agosto de 1936. García Lorca está en casa de Esperanza Camacho Rosales, Calle Angulo núemro 1. Un  carro llega a la casa de Los Rosales. Sebajan cinco personas: Ramón Ruiz, Juan Luis Trescastro, Luis García Alix, Sánchez Rubio y Antonio Godoy, el Jorobeta. En la noche resuenan sus pasos. Tocan a la puerta.
 - Sabemos que está aquí Federico García Lorca. Venimos a detenerlo.
- Pero...pero...ustedes no puden...alega la dueña de la casa.
- Sí que podemos, aquí está la orden. Así que no se metan o puede haber consecuencias contra ustedes.
García Lorca, lo está oyendo. Baja las escaleras y pregunta porqué se le quiere detener. No hay explicaciones.
- Vamos. Ya habrá lugar a explicaiones.Andando.
Federico es trasladado al edificio del gobierno civil. Al entrar es golpeado  por un guardia de asalto. La acusación formal proviene de Ruiz Alonso. Se le acusa de “espía ruso”. La madrugada del día 19 de Agosto, Lorca y otros son conducidos a "La altura de la Colonia", a un lugar llamado "La fuente de las  lagrimas". Sonaron unos disparos. Y se  quebró la voz del poeta para siempre.

La última compañera


Sentimiento de culpabilidad ante la muerte

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on domingo, 15 de mayo de 2011 at 14:24


Cementerio General de Turin

Por las palabras que no le dije
por las cosas que quedaron pendientes
por las veces que no quise escucharle
por el perdón que no me dió
ni le di
por los abrazos que no llegaron
por las historias que  quedaron por contar
por las lagrimas que ambos derramamos
por desear que le hubiera tocado a otro
por estar contento de que no haya sido a mi,
o a los míos
Por aquella soledad que vi y no remedié
por haber dejado pasar los días sin ir a verle
por lo que pasó 
por lo que dejo de pasar
porque yo prefiero estar mil veces muerto antes que él
o ella
porque sonrio y no está él
o ella.

Un muerto deja siempre un poso de culpabilidad en algún  vivo.
Os lo aseguro.  
La Dama de la Guadaña

Francisco de Quevedo. La leyenda de las espuelas doradas

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on sábado, 14 de mayo de 2011 at 4:10



Restos de Francisco de Quevedo

Don Francisco de Quevedo y Villegas, gran hombre de temida pluma. Discípulo de Cervantes, enemigo íntimo de Luis de Góngora, compañero de Lope de Vega y contemporaneo de Willian Shaquespeare. Murió anciano tras pasar sus últimso años en la miseria, encarcelado  en una celda, abandonado de todos los que tanto le admiraron y temieron. Sólo yo -La Muerte- le acompañaba en sus últimas horas. Sus restos, se perdieron en la noche de los tiempos. En su testamento dejó claro que lo enterraran "en depósito" en la Capilla del Convento de Santo Domingo, hasta que pudiera descansar junto a su hermana Margarita, en Madrid. Pero pocos cumplen la Voluntad de los muertos. 

Su tumba fue saqueada, para robar unas espuelas que dicen eran de oro. Lo hizo al parecer un caballero de la ciudad para torear a caballo. Cuenta la leyenda la terrible muerte en el ruedo de ese caballero , que murió en  el ruedo de la plaza de Villanueva de los Infantes con las espuelas doradas.

Recientemente, ha sido descubierta su tumba en Villanueva de los Infantes. Seis vértebras, un humero, dos femures y una clavícula, es todo lo que pudo encontrarse de él, junto a otros muchos huesos anónimos. Fue identificado por la artrosis de los huesos de su pierna derecha, los mismos que en vida le produjeron una característica cojera. 


Fue sueño ayer, mañana será tierra. 

¡Poco antes nada, y poco después humo! 

¡Y destino ambiciones, y presumo 

apenas punto al cerco que me cierra!

Breve combate de importuna guerra, 

en mi defensa, soy peligro sumo, 

y mientras con mis armas me consumo, 

menos me hospeda el cuerpo que me entierra.

Ya no es ayer, mañana no ha llegado;

hoy pasa y es y fue, con movimiento

que a la muerte me lleva despeñado.

Azadas son la hora y el momento 

que a jornal de mi pena y mi cuidado 

cavan en mi vivir mi monumento.

Francisco de Quevedo

La Dama de todos los Finales

La separación del cuerpo y el alma.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on at 4:06


En la sala mortuoria, la Muerte, avergonzada
ante un Poder tan vivo, se sonrojó un instante
hasta quedar deshecha, y otra vez el aliento
visitó aquellos labios y la luz de la vida
iluminó esos miembros; ¡oh tardío deleite!
"¡No me dejes tan triste, desconsolada y loca,
como el mudo relámpago deja oscura la noche!",
gritó Urania, y su angustia despertó a la Muerte
que acogió sonriendo su infructífero abrazo.

-P.B.S-

El blog la dama de todos los finales.

Dedicado a la Muerte.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on viernes, 6 de mayo de 2011 at 14:46



Violetta.
Moriré, moriré.
Que al menos
no maldiga mi recuerdo;
que al menos alguien le explique
lo horribles que han sido mis penas.

Morrò, morró.
La mía memoría
non fia ch´ei maledica,
se le mie pene orribili
vi sia chi almen gli dica.


Alfredo.
No, non morrai,
non dirmelo!
Dèi vivir, amor mío;
a strazio si terribil
qui non mi trasse Iddio.

¡No, no morirás,
no me lo digas!
Debes vivir, amor mío;
no puede ser que Dios me reserve
un dolor tan terrible.

Guiseppe Verdi

La dama de todos los finales.

A merced de nuestros inciertos destinos y de...

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on miércoles, 4 de mayo de 2011 at 9:35

LA MUERTE NO AVISA 


Y tú Sol
pon de luto la luz ya para siempre:
apaga y vámonos...
-A. Núñez-  

La dama de todos los finales

Duermen juntas la Muerte y la Vida. Son una única entidad y sin embargo no lo parecen...Mañana es lunes.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on domingo, 1 de mayo de 2011 at 9:47



Post dedicado a los miles y miles de muertos que yacen en los cementerios, muertos que ya no tienen  familiares o amigos, muertos completamente olvidados por el paso del tiempo,  las circunstancias...,  y es como si nunca hubieran existido.

Un saludo afectuoso para el mundo de los muertos. Hasta que nos encontremos.

El blog la dama de todos los finales os  rememora.

Seguidores

Visitas

Plantilla creada por el equipo artistico de Marpín y la Rana, blog afiliado. Con la tecnología de Blogger.

Os Habla La Muerte,

La Dama oscura, señora de todos los Finales. La de los miles de nombres. No buquéis en este Blog nada tétrico ni pavoroso. La Muerte es parte de la vida y la mejor maestra de vivencias. Todos y Todas, tarde o temprano, tenéis una cita conmigo. Dejadme ser mientras tanto el puente con el reino de los silencio, siendo la voz de los callados que os precedieron y que os dicen: La Vida es hermosa. Aprended de ellos y escuchadles.