EL ANCIANO QUE LLAMABA A LA MUERTE.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on domingo, 31 de julio de 2011 at 11:02




Un anciano iba cargado con el peso de su haz de ramas y de sus años, caminaba fatigosamente, encorvado y quejumbroso, tratando de alcanzar su mísera cabaña. No pudiendo al fin con su dolor y su fatiga, suelta en tierra su carga y piensa en su desdicha. ¿Qué placer conoció desde que vino al Mundo? ¿Hay alguien más pobre que él en la redonda Tierra? Muchas veces sin pan y jamás con reposo; la mujer y los hijos, los soldados que pasan, los impuestos, el usurero y la gabela"un tributo" son para él cumplido retraro del desgraciado.
Llama, pues, a la Muerte, que acude sin tardanza y ésta le pregunta para qué la quiere.

-¡Para que me ayudes a cargar la leña!- le dice -. No te retrasará gran cosa.

La muerte todo lo cura; pero antes sufrir que morir prefieren todos los seres humanos.

La dama de todos los finales

Amiga! Amigo! Hoy no te mueras

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on sábado, 30 de julio de 2011 at 1:45



AMIGA, no te mueras.
Óyeme estas palabras que me salen ardiendo,
y que nadie diría si yo no las dijera.
Amiga, no te mueras.
Yo soy el que te espera en la estrellada noche.
El que bajo el sangriento sol poniente te espera.
Miro caer los frutos en la tierra sombría.
Miro bailar las gotas del rocío en las hierbas.
En la noche al espeso perfume de las rosas,
cuando danza la ronda de las sombras inmensas.
Bajo el cielo del Sur, el que te espera cuando
el aire de la tarde como una boca besa.
Amiga, no te mueras.
Yo soy el que cortó las guirnaldas rebeldes
para el lecho selvático fragante a sol y a selva.
El que trajo en los brazos jacintos amarillos.
Y rosas desgarradas. Y amapolas sangrientas.
El que cruzó los brazos por esperarte, ahora.
El que quebró sus arcos. El que dobló sus flechas.
Yo soy el que en los labios guarda sabor de uvas.
Racimos refregados. Mordeduras bermejas.
El que te llama desde las llanuras brotadas.
Yo soy el que en la hora del amor te desea.
El aire de la tarde cimbra las ramas altas.
Ebrio, mi corazón. bajo Dios, tambalea.
El río desatado rompe a llorar y a veces
se adelgaza su voz y se hace pura y trémula.
Retumba, atardecida, la queja azul del agua.
Amiga, no te mueras!
Yo soy el que te espera en la estrellada noche,
sobre las playas áureas, sobre las rubias eras.
El que cortó jacintos para tu lecho, y rosas.
Tendido entre las hierbas yo soy el que te espera!
PABLO NERUDA
LA DAMA DE TODOS LOS FINALES

LA MUERTE DE UN AMIGO.- ELEGIA A RAMON SIJE (MIGUEL HERNANDEZ)

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on miércoles, 27 de julio de 2011 at 0:51



ELEGIA A RAMÓN SIJÉ
.
(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)
.
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
.
Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
.
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
.
.Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta
.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.
.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte
.
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
.
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
.
A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Miguel Hernández 

Nuestras sepulturas.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on domingo, 24 de julio de 2011 at 14:54


Aquella misma noche, cuando acabé de darle sepultura, aun antes de purificarme, me dormi en el atrio junto al muro, quedando con el rostro descubierto. No sabía yo que había pájaros en el muro; y teniendo los ojos abiertos, los pájaros dejaron caer en mis ojos sus estiercol caliente, que me produjo en ellos unas manchas blancas que los médicos no fueron capaces de curar. Por este tiempo, Ahikar proveía a mi sustento, hasta que partió para Elimaida. Entonces Ana, mi mujer, se ocupaba de su casa y llevaba su labor a los amos. Estos al pagarle una vez  su salario, le regalaron un cabrito. Cuando volvió a su casa comenzó el cabrito a balar. Y yo le dije: ¿de dónde viene ese cabrito? ¿No será robado? Devuelvelo a los amos, que no es licito comer cosa robada. Ella me contestó: "Es un regalo que han añadido a mi salario". Pero yo no la creía, y la instaba a que lo devolviese a los amos, enojado contra ella. Mas me replicó: "¿Dónde están tus limosnas y tus buenas obras? Ya lo ves ahora".

-Yo me entristecí y lloré...

La dama de todos los finales


El ser con vida
lloraba por la persona
que acababa de morir.

La persona muerta
lloraba por el ser
condenado a vivir.

Lloraba la Vida la ausencia
Lloraba la Muerte la presencia

La Dama de Todos los Finales

TERRIBLE PRESAGIO

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on lunes, 11 de julio de 2011 at 15:13



Tarde de sol, engañosa.
¿Qué extraño presagio siento?
Con tus brazos me rodeas
pero no siento consuelo.
Adiós amor, estaré
esperando tu regreso
te digo sabiendo qué
sin querer te estoy mintiendo. 
Y te alejas de mi espacio 
y llega  el presentimiento
pues sin saberlo, yo sé
que te pierdo
que te pierdo...

Aparece silenciosa
vestida con manto negro
ante mi pasa y sonríe
y siento que me estremezco.
Me da la espalda y se aleja
bella y fría como el hielo

Te llama, y tú le respondes
tus ojos en ellas presos
imaginan en sus labios
miles de placeres nuevos.
Ella pronuncia tu nombre
Y yo, celosa y le espeto:
¡no te acerques a mi hombre!
pero ella sólo sonríe
sabiéndote prisionero.

Y te alejas de su mano
mi grito rompe el silencio.

Mi rival, te ha consquistado
y te arrastra hacia lo eterno
y yo me desgarro y lloro
cuando alguien  dice que has muerto
y sólo podré encontrarte
bajo una losa en el suelo.

C.G (Ranita)
La Dama de todos los finales

LA MUERTE DE UNA MUJER LLAMADA MARIA

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on miércoles, 6 de julio de 2011 at 2:11


 
Cuando María, la santa Madre de Dios, iba a desprenderse de su cuerpo, vino hacia ella un gran ángel y le dijo: "María levántate y toma esta palma que me ha dado el que plantó el paraiso, entrégasela a los apóstoles para que la lleven entre himnos ante ti, pues dentro de tres días vas a abandonar el cuerpo". 
Cuando oyó decir Juán que iba a salir de su cuerpo, y dijo de rodillas entre sollozos ¿Porqué no salgo yo también del cuerpo para que tú me protejas María?. María introdujo a Juán en su propia cámara y le mostró su mortaja y todo el equipo de su futuro cadaver diciendo: "Juan, hijo mío, ves que nada poseo sobre la tierra, fuera de mi mortaja y de dos túnicas, Sábete que hay aquí dos viudas, cuando muera, dale una túnica a cada una", Y en el momento mismo en que ellos salieron de la cámara, sobrevimo un gran trueno de manera que todos los presentes fueron presa de la turbación. Y cuando cesó el ruido, los apóstoles fueron aterrizando a la puerta de María en alas de nubes, venían en número de once cada uno volando sobre una nube. 
Sobre la hora tercia, sonó un gran trueno desde el cielo y se exhaló un perfume de fragancia tan suave que todos fueron dominados por el sueño, exceptuando los apóstoles y tres vírgenes a las que el Señor hizo velar para que dieran testimonio de los funerales de María y de su gloria. Y he aquí que de repente, se presenta el Señor sobre las nubes con una multitud sin número de ángeles. Y Jesús en persona, acompañado de Miguel, entró en la cámara donde estaba María y saludó a todos. Mientras su cuerpo sonreía al Señor, El tomó su alma y la puso en manos de Miguel, no sin antes haberla envuelto en unos como velos, cuyo resplandor es imposible de describir. 

Libro de  Juán de Tesalónica.

La Dama de todos los Finales

LA MUERTE NO ES UNA ENTIDAD INDEPENDIENTE Y AJENA. La Muerte habita en ti. ¡Los ojos del Amor y del Odio! Epitafio. El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan en sí mismos. Friedrich Nietzsche.

Written by EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA on viernes, 1 de julio de 2011 at 0:03

Hay casos en que la compasión es más fuerte que el sufrimiento personal. Por ejemplo, nos sentimos más apenados cuando un amigo nuestro se hace reo de una ignominia que cuando nos hacemos nosotros mismos. Ello se debe, primero, a que confiamos más que él en la pureza de su corazón; segundo, a que nuestro cariño hacia él, que responde precisamente a esa fe, es más fuerte que el amor que se tiene a sí mismo. Aunque a causa de su acción su egoísmo sufra más que el nuestro, dado que ha de sufrir más intensamente las consecuencias dolorosas de su crimen, lo que hay de nosotros de no egoismo - no se ha de entender nunca esta expresión en un sentido estricto, sino sólo como una forma cómoda de decirlo - se ve más fuertemente afectado por su falta que lo que hay de no egoísmo en él.

LA DAMA DE TODOS LOS FINALES

Seguidores

Visitas

Plantilla creada por el equipo artistico de Marpín y la Rana, blog afiliado. Con la tecnología de Blogger.

Os Habla La Muerte,

La Dama oscura, señora de todos los Finales. La de los miles de nombres. No buquéis en este Blog nada tétrico ni pavoroso. La Muerte es parte de la vida y la mejor maestra de vivencias. Todos y Todas, tarde o temprano, tenéis una cita conmigo. Dejadme ser mientras tanto el puente con el reino de los silencio, siendo la voz de los callados que os precedieron y que os dicen: La Vida es hermosa. Aprended de ellos y escuchadles.